Francisco Jarquín

La Selección de Béisbol de Nicaragua cerró los XI Juegos Centroamericanos Managua 2017, con una victoria bañada en oro por un triunfo 3x1 sobre Panamá. La última medalla en disputa, que terminó de llenarnos de orgullo, de ensancharnos el corazón por todo lo que lograron los atletas nicaragüenses durante 15 días de competencias, en 28 disciplinas.

La expectativa que había sobre la final del béisbol provocó que ya no hubiera boletos a más de 24 horas de hacerse el duelo, en el Estadio Nacional Dennis Martínez. Lo mejor es que los nicas vencieron, gracias al segundo jonrón en los juegos para Elmer Reyes, un buen pitcheo de Wilton López y un relevo de lujo de Roniel Raudes, que terminó de apagar la ofensiva rival.

La tarea era difícil, eso jamás estaba en discusión. Por eso, más de 15 mil aficionados vinieron al Estadio Nacional Dennis Martínez a respaldar a la Azul y Blanco del béisbol. Sin embargo, los de Panamá venían a dar batalla, y así lo certificó desde el primer episodio, cuando dispararon tres hits consecutivos, Edgard Muñoz, Eduardo Thomas y Gerald Chin, ante el ex Grandes Ligas, Wilton López y marcaron su primera carrera del juego.

Sin embargo, la rebelión no hizo mucho daño porque López retiró en fila Ibrahim McKenzie, Anthony Amaya y Adolfo Reina sin hacer más anotaciones. Con el marcador 1x0 a favor de Panamá, su abridor Davis Romero se convirtió en un martirio para la ofensiva nicaragüense. Los tenía amarrados en un hit en tres episodios, hasta que llegó la baja del cuarto innings.

En esa bateada, luego de ponchar a Darrel Campbell, disparó sencillo Ofilio Castro, pero Romero sacó un out valiosísimo, ponchando al Grandes Ligas, Cheslor Cuthbert. Sin embargo, después Elmer Reyes le cazó una recta y descargó su segundo jonrón del torneo, por el jardín izquierdo, y le devolvió la vida a la selección y a los miles de aficionados que sufrían con el posible revés ante los panameños. En la otra acera, Wilton después de ese primer episodio cuando le hicieron una carrera, limitó a tres hits en los siguientes cuatro episodios lanzados y dejó el juego ganado 2x1.

Al relevo entró el prospecto de los Medias Rojas, Roniel Raudes y estuvo tan brillante que solo admitió un triple de Ibrahim McKenzie en el sexto, ya con dos outs, y no pudieron hacerle más daño. En la baja de ese mismo sexto, Nicaragua selló la victoria, anotando su tercera y última carrera para garantizar la victoria, a través de sencillo de Ismael Munguía y el hit remolcador de Cheslor que dejó el definitivo 3x1.

Aún con esa pizarra, imponía mucho respeto el bateo de Panamá. Pero Raudes estuvo a la altura, retirando en fila a los últimos 10 que se enfrentó. Nicaragua consiguió revalidar su título conseguido en el torneo de béisbol en los XI Juegos Centroamericanos, realizados en San José, en el 2013.

López se llevó la victoria y se adjudicó juego salvado el pitcher Roniel Raudes. La derrota fue para el ex Grandes Ligas, Davis Romero y cerró el pitcher mejor valorado de Panamá, Harold Arauz.

Al termino del partido, con la medalla de oro ganada, todos en el estadio terminaron cantando, la inconfundible canción: “nicaragüense, por Gracia de Dios”. Fue el momento más emotivo de todos los partidos que se realizaron en el Estadio Nacional Dennis Martínez.