Francisco Jarquín

Entre sonrisas, con un semblante lleno de orgullo y su medalla de plata colgada en el cuello, así se veía la selección femenina de fútbol de Nicaragua en la conferencia que brindaron en el Estadio Nacional Dennis Martínez.

En el estadio se sentía un ambiente de enorme satisfacción por lo que hicieron en la final ante Costa Rica en los XI Juegos Deportivos Centroamericanos, Managua 2017.

La directora del fútbol femenino en la Federación Nicaragüense de Fútbol (Fenifut), Dalila López fue más allá, y dijo que no se extrañen que pronto estaremos en un Mundial femenino.

“Nosotros siempre hemos creído en ellas, y nos siguen demostrando que tienen para hacer más historia en Nicaragua desde la cancha. No me digan que exagero, pero ya verán, pronto estaremos en un mundial con todo el talento que se mira en el futbol femenino”, agregó Dalila.

“Estas guerreras son de oro. Nadie puede decirle lo contrario a estas muchachas que se jugaron la final como si se tratará del último partido de su vida. Se siente un enorme orgullo por haberlas dirigidos”, expresó Edna Dixon la directora técnica del conjunto nacional.

También estuvo en la conferencia el secretario de Fenifut, Ildefonso Agurcia, quien con mucho orgullo explicó que esta es la tercera selección femenina que logra clasificar a un evento de mayor magnitud.

“La Selección Sub-17 clasificó al premundial, tendremos la Sub-20 en el premundial que se hará acá y estas muchachas que ya garantizaron su pase a los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla”, expresó Agurcia.

Las chavalas del femenino se fajaron en la final contra Costa Rica, empatando 1-1 y tuvieron que ir hasta la tanda de penaltis para que las ticas se impusieran 2-0.

“Nicaragua demostró que está para hacer cosas grandes. Y podemos hacerlo, y estoy segura que vendrán cosas más bonitas para todo el futbol femenino”, explicó Dixon.

Entre las nicas se veían a dos jugadoras en muleta, entre ellas Wendy Flores en silla de rueda, quien salió gravemente lesionada luego del partido ante El Salvador en la etapa regular de la competencia.

“Lo que mostró Nicaragua es una garra que solo es digna de unas guerreras. Estas mujeres hasta con sangre en su cuerpo estaban y así se fajaron”, concluyó la directora del equipo. A la par del trabajo de las nicas, resaltaron la influencia del técnico Flavio Da Silva como cuerpo técnico, como refuerzo para Dixon.

“Esa labor de Flavio fue especial. La charla, previo al partido de la final, les hizo ver a las jugadoras que debíamos de fajarnos contra Costa Rica. No perdíamos nada con fajarnos con ella y lo vieron cómo lo asumieron las muchachas”, concluyó Edna.